Top

AECIM analiza en una jornada la influencia en el sector industrial de la nueva Ley de Secretos Empresariales

El pasado 13 de marzo de 2019 entró en vigor la nueva Ley 1/2019, de 20 de febrero de 2019, de Secretos Empresariales. Con ella se transpone al derecho español la Directiva (UE) 2016/943, de 8 de junio de 2016, relativa a la protección de los conocimientos técnicos y la información empresarial no divulgados (secretos comerciales) contra su obtención, utilización y revelación ilícitas.

Hasta el momento no existía en España una ley específica que regulara los secretos empresariales, que se protegían a través de distintas normas dispersas en el Código Penal o en la Ley de Competencia Desleal y, principalmente, a través de cláusulas contractuales.

Esta nueva normativa LSE define como secreto empresarial cualquier información o conocimiento, ya sea tecnológico, científico, industrial, comercial, organizativo o financiero, que reúna una serie de condiciones, a saber:

  • Debe ser secreto, es decir, no debe ser generalmente conocido por quienes normalmente utilicen este tipo de información, ni fácilmente accesible para dichas personas.
  • Debe tener un valor empresarial, real o potencial. Dicho valor empresarial viene determinado, precisamente, por ser secreto.
  • Tiene que haber sido objeto de protección mediante la aplicación de medidas razonables por parte de su titular para mantenerlo en secreto.

Lo lógico es que se implanten las medidas oportunas para no dar acceso al secreto a aquellas personas de la organización que no lo precisen.

Según esta nueva normativa es fundamental que las empresas adopten medidas específicas para evitar la fuga o revelación de la información que consideren sensible y, en caso de producirse, que cuenten con las herramientas necesarias para perseguir judicialmente la violación, pero en ningún caso se precisa como debe protegerse esta información.

Las empresas deben ser conscientes de que el mayor riesgo de vulneración viene de sus propios trabajadores, por lo que será interesante revisar los contratos firmados y las cláusulas de confidencialidad, en su caso.

También se deberá controlar qué información se publica, por ejemplo, en las redes sociales, ya que obviamente no se podrá invocar la existencia de un secreto empresarial cuando la información ha sido expuesta.

Con el objetivo de analizar esta normativa y su adaptación en las empresas industriales, el Dpto. Fiscal – Mercantil de AECIM, en colaboración con la prestigiosa firma GARRIDO ABOGADOS, organiza la Jornada sobre las principales novedades de la nueva Ley 1/2019, de 20 de febrero, de Secretos Empresariales, que se celebrará el día 13 de junio, en horario de 9:30 a 11:30, en nuestras oficinas.

PROGRAMA DEL EVENTO

9.30 h Recepción de asistentes y entrega de documentación.

9.45 h Bienvenida e inauguración de la jornada por D. Federico Durán Mena, Presidente de la Comisión Fiscal de AECIM.

10.00 h El secreto empresarial: concepto y formalidades para protegerlos: deberes de los administradores en relación con los secretos.

10.30 h ¿Un programa específico para proteger los derechos empresariales?

10.50 h Acciones Judiciales: Novedades introducidas por la ley.

11.20 h Dudas y preguntas de los asistentes.

11.30 h Coffee Break y networking.

INSCRÍBASE AQUÍ