Arriba

Así ha sido el primer taller de Business Agility en AECIM

Tras dos años de pandemia, hemos realizado el primer evento 100% presencial de la mano de la consultora Kairos DS, especializada en Business Agility, con un taller realizado, a través de nuestra Oficina Acelera Pyme, de Business Agility para directivos.

En este taller hemos contado con la presencia de directivos de varias empresas asociadas como Kobe Motor, BITAM, Agua Cristalinas Madrileñas S.L., Euro Resa, Arlux Consortio, Aprim, Aluminios Seppala, Prototipos Industriales, Coysa Sanitarios, Talleres Esteban García Maquinaria o Tecnimetal, entre otros, que han tenido la oportunidad de iniciarse en el mundo de las metodologías Agile para comenzar a aplicarlas en sus organizaciones. Además, todos ellos han podido disfrutar de un pequeño descanso para hacer networking en un ambiente distendido, mientras disfrutaban de un pequeño tentempié.

Pero, ¿qué es “Agile”?

Durante el taller, Toni Navarro y Carlos Matias, Heads of Agile Capacity en Kairos DS, han explicado diferentes metodologías de trabajo Agile para mejorar la productividad en las empresas.

Agile es una filosofía que se centra en entregar valor rápidamente, dividiendo los proyectos en otros más pequeños para los que se establecen fechas de entrega a corto plazo, de forma que sea relativamente fácil pivotar en base al feedback del cliente y a los resultados obtenidos. De esta forma, el trabajo se desarrolla de una forma más eficaz, focalizándose en pequeños objetivos, y se obtiene una gran flexibilidad para adaptarse a los cambios.

Para ello, se sirve de una serie de metodologías orientadas a conseguir el máximo valor de forma iterativa (o incremental), siempre centrándose en el cliente y adaptándose al feedback que vamos recibiendo. Como ha comentado Toni Navarro durante el taller, Agile se resume en la frase “falla pronto, falla barato y aprende algo”.

Principales metodologías Agile

Tal y como han explicado desde Kairos DS, dentro la filosofía Agile existen múltiples metodologías de trabajo y, en función del tipo de proyecto e incluso el tipo de empresa, es posible utilizarlas todas o algunas de ellas.

SCRUM:

Es una metodología basada en el empirismo, y cuyos pilares principales son la transparencia, la inspección (revisar de forma recurrente qué funciona y qué no funciona) y la capacidad de adaptación (si algo no funciona, se cambia rápidamente).

Se trabaja con 3 roles principales:

  • Developement team (equipo de desarrollo): El equipo es como una caja negra, todo el equipo funciona como una única unidad y es el equipo el que se organiza internamente, funciona y entrega los proyectos asignados por el “producto owner” de forma recurrente.
  • Product owner es el responsable de maximizar el valor del producto desarrollado por el equipo. Tiene una visión integral del proyecto y es el responsable de transmitir y priorizar todas las peticiones para el equipo de desarrollo.
  • Scrum Master lidera el equipo y es la figura responsable de garantizar que se cumpla con toda la metodología Scrum, organizar las reuniones (planificación de sprints, reuniones diarias y análisis retrospectivo) y eliminar los obstáculos, manteniendo a los miembros del equipo enfocados en los principios del marco de trabajo.

KANBAN:

Es un sistema de gestión de procesos de forma visual, cuya función principal es la optimización de los procesos y la priorización de tareas. Para ello, se trabaja de la siguiente forma:

  1. Análisis de cada proceso y el tipo de demandas (o tareas) a realizar
  2. Se muestra en un tablero Kanban cada demanda y el proceso a seguir, se limita la cantidad de trabajo que se puede hacer a la vez de forma eficiente y se establecen normas de trabajo explícitas.
  3. Se establecen métricas y se busca cómo mejorarlas.
  4. Se establecen las reuniones necesarias.

DESIGN THINKING:

Es una metodología para generar ideas innovadoras que centra su eficacia en entender y dar solución a las necesidades reales de los clientes o usuarios. El proceso de design thinking se compone de 5 etapas no lineales (es decir, en cualquier momento se pueden dar pasos hacia atrás o hacia delante en el proceso), ya que es una metodología pensada para resolver problemas complejos. Las etapas son las siguientes:

  • Empatizar: Se trata de comprender las necesidades de los usuarios y su entorno.
  • Definir: Cribar la información recopilada durante la fase anterior para quedarnos con lo que realmente aporta valor.
  • Idear: Buscar una solución al problema.
  • Prototipar: Construir un prototipo rápido y barato que nos permita palpar la idea y descubrir posibles errores y elementos a mejorar antes de llegar al resultado final.
  • Testear: Probar el prototipo con los usuarios implicados en la solución que estamos desarrollando para identificar mejoras, fallos, carencias, etc.