Top

Claves de la nueva Ley de Secretos Empresariales: ¿qué cambios incluye la regulación?

El BOE ha publicado la nueva Ley 1/2019, de 20 de febrero de 2019, de Secretos Empresariales (link aquí). La norma, que entra en vigor este 13 de marzo de 2019, transpone al derecho español la Directiva (UE) 2016/943, de 8 de junio de 2016, relativa a la protección de los conocimientos técnicos y la información empresarial no divulgados (secretos comerciales) contra su obtención, utilización y revelación ilícitas.

Hasta ahora no existía en España una ley específica que regulara los secretos empresariales, que se protegían a través de distintas normas dispersas en el Código Penal o en la Ley de Competencia Desleal y, principalmente, a través de cláusulas contractuales.

La LSE tiene por objeto proteger los secretos empresariales, para lo cual define qué se ha de entender por tales, cuándo se entiende que su obtención, utilización o revelación son ilícitas y cuáles son las acciones para su defensa. 

¿QUÉ SE CONSIDERA ‘SECRETO EMPRESARIAL’?

La LSE define el secreto empresarial como cualquier información, relativa a cualquier ámbito de la empresa, incluido el tecnológico, científico, industrial, comercial, organizativo o financiero, que reúna tres condiciones:

  • Debe tratarse de un secreto, en el sentido de no ser generalmente conocido ni fácilmente accesible para los círculos en que normalmente se utilizaría
  • Debe tener valor empresarial como consecuencia de su carácter secreto.
  • Deben adoptarse medidas razonables por parte de su titular para que permanezca secreto.

¿CUÁNDO SE ENTENDERÁ VIOLADO EL SECRETO EMPRESARIAL?

El artículo 3 de esta ley prevé que el secreto empresarial se entenderá violado en cuatro supuestos:

  • Cuando el secreto empresarial se haya obtenido sin el consentimiento de su titular, siempre y cuando se lleve a cabo mediante el acceso, apropiación o copia no autorizada de documentos, objetos, materiales, sustancias, soportes, etc.,
  • Cuando sin mediar consentimiento del titular, se proceda a utilizar o revelar un secreto empresarial, por quien lo haya obtenido de forma ilícita, incumplimiento un acuerdo de confidencialidad, una obligación contractual o de cualquier obligación contractual limitativa de la utilización del secreto empresarial.
  • Cuando la persona que obtenga, revele o utilice un secreto empresarial, sepa o debiera haber sabido que obtenía el secreto empresarial directa o indirectamente de quien lo utilizaba o revelaba de forma ilícita.
  • Cuando la persona que produzca, oferte o comercialice mercancías infractoras o las importe, exporte o almacene con tales fines, sepa o debiera haber sabido que el secreto empresarial que incorpora se ha utilizado de forma ilícita.

¿QUIÉN PUEDE SER CONSIDERADO INFRACTOR DE SECRETOS EMPRESARIALES?

Toda aquella persona física o jurídica que realice cualquier acto de violación de los enumerados en el artículo 3 de la Ley 1/2019.

¿ES TRANSMISIBLE EL SECRETO EMPRESARIAL?

El secreto empresarial puede ser objeto de cesión y de licencia exclusiva o no exclusiva.

¿QUÉ ACCIONES PREVÉ LA LEY EN DEFENSA DEL SECRETO Y CUÁL ES EL PLAZO PARA EJERCITARLAS?

Se prevén las acciones de:

  • Declaración de infracción.
  • Cesación o prohibición.
  • Prehensión de las mercancías infractoras.
  • Remoción.
  • Atribución de las mercancías infractoras en propiedad,
  • Indemnización de daños y perjuicios.

Asimismo, será posible solicitar medidas cautelares y diligencias de comprobación de hechos  de conformidad con la Ley de Patentes.

El plazo de prescripción es de tres años desde que se obtuvo conocimiento de la infracción. 

¿QUÉ SOLUCIONES PROPONEMOS ANTE ESTE TIPO DE SITUACIONES?

Desde el Dpto. Fiscal – Mercantil de AECIM ponemos a su disposición el SERVICIO DE ASESORAMIENTO Y DIRECCIÓN LETRADA EN MATERIA DE COMPETENCIA DESLEAL”.

El departamento ofrece la protección jurídica y los mecanismos legales necesarios para defender los intereses de todos los asociados en ese tipo de actos desleales a través del ejercicio de acciones como: 

  • La acción declarativa de deslealtad y otras acciones legales con las que podemos exigir la cesación del acto.
  • La remoción de los efectos producidos.
  • El resarcimiento de daños y perjuicios.
  • La rectificación de las informaciones incorrectas, llegando incluso a instancias judiciales e institucionales superiores cuando fuera necesario.

Si tiene alguna duda o desea más información puede ponerse en contacto con el Departamento Fiscal-Mercantil de AECIM en el correo electrónico aecim@aecim.org.