Top

¿Cómo afecta la crisis del COVID-19 a las obligaciones societarias de las empresas?

Desde la declaración del estado de alarma, a causa de la pandemia del COVID-19, en AECIM hemos venido adaptando nuestra actividad para enfocarla a la resolución de las necesidades reales de las compañías ocasionadas por el impacto del coronavirus.

Entendemos que la situación actual genera una gran incertidumbre en la mayoría de nuestros asociados, no sólo por la crisis sanitaria, sino también por lo que se refiere al desarrollo normal de la actividad de sus empresas al encontrarnos en la actualidad ante un entorno cambiante prácticamente a diario, sobre todo en lo que se refiere a la normativa aplicable según cada caso y perfil de empresa. Por eso, desde Departamento Fiscal-Mercantil trabajamos intensamente para poner a su disposición los recursos, la experiencia y el conocimiento para facilitar el asesoramiento jurídico integral en la gestión de esta crisis. 

En este punto, desde la publicación del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, posteriormente ampliadas y concretadas por el Real Decreto-Ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19 (“RDL 11/2020”), las sociedades mercantiles se han visto inmersas en una gran inseguridad jurídica, principalmente todo en lo que se refiere a la gestión y llevanza de su secretariado jurídico, ya que los plazos para la preparación de la documentación legal relativa a la toma de acuerdos y decisiones propias de la operativa de los órganos de gobierno y administración de las sociedades, entre otros, o bien se han suspendido o bien se han modificad.

Entendemos que se hace indispensable para las empresas, ahora más que nunca, teniendo en consideración el impacto y la situación ocasionada por el coronavirus,  que se sigan cumpliendo con sus obligaciones societarias.

No obstante, la gestión y llevanza de la secretaría de sus sociedades puede requerir un conocimiento técnico legal y una especialización profesional que permita asegurarse de que la ejecución de todos los protocolos de actuación se están realizando de forma adecuada, cumpliendo así con la normativa vigente, y evitando posibles problemas derivados de un cumplimiento irregular.

La solución que le proponemos consiste en externalizar la preparación y tramitación mercantil de toda la documentación legal-societaria que requiere la llevanza de la secretaría y operativa de su empresa, como la elaboración de actas de los órganos de gobierno, certificados de acuerdos, modificaciones estatutarias, traslados de domicilio, etc.

Desde el Departamento Fisca-Mercantil de AECIM prestamos completa cobertura con la finalidad de optimizar la gestión eficaz de sus tiempos, costes y recursos con plenas garantías ante los problemas y necesidades más habituales que muy probablemente comportará toda esta situación, entre los cuales destacamos:

·         Asesoramiento legal orientado a aplicar correctamente todas aquellas disposiciones mercantiles publicadas para mitigar el impacto del COVID-19 en las sociedades de capital.

·         Análisis, desde una perspectiva societaria, del impacto que puede generar la expansión del coronavirus ante la imposibilidad de celebrar reuniones de las juntas generales u órganos de gobierno de las sociedades mercantiles, máxime cuando dichas reuniones sean obligatorias (reuniones trimestrales del órgano de administración, formulación y/o aprobación de CCAA).

·         Estudio de cada situación, teniendo en cuenta lo previsto en el art. 40 del RD 8/2020, al objeto de poder determinar posibles alternativas de solución: celebración en remoto de las reuniones, delegaciones de voto de los asistentes, etc.

·         La preparación de la documentación legal relativa a la toma de acuerdos y decisiones propias de la operativa y días a día  de los órganos de gobierno y administración de las sociedades:

–         Formulación y aprobación de cuentas anuales.

–         Cambios en el órgano de administración.

–         Traslados de domicilio, etc.

·         Modificaciones estructurales de sociedades: fusiones, escisiones, cesiones globales de activo y pasivo, segregación…

·         Asesoramiento en responsabilidad de administradores.

·         Constituciones, disolución de sociedades.

·         Reducción/ampliación de Capital.

·         Representación de socios en juntas generales (con los medios habilitados en la actualidad para ello).

·         Modificaciones estatutarias.

·         La elaboración y tramitación documental de poderes generales y especiales.

·         La supervisión legal de escrituras públicas y gestión al cliente en cuanto a su otorgamiento.