Top

John Deere Ibérica forma a sus trabajadores de la planta de Getafe en PRL de la mano de AECIM

John Deere Ibérica ha formado a sus trabajadores en Prevención de Riesgos Laborales, según se recoge en el Convenio Estatal de la Industria, la Tecnología y los Servicios del Metal.

Desafío

El Convenio Estatal de la Industria, la Tecnología y los Servicios del Metal, que entró en vigor el 1 de octubre del 2017, recoge la obligatoriedad de formar en Prevención de Riesgos Laborales a todos los trabajadores del sector.

Dada su pertenencia a dicho Convenio, John Deere Ibérica planificó la formación de todos sus empleados en esta materia. La fábrica de John Deere Ibérica está situada en Getafe (Madrid) y cuenta con una extensión aproximada de 20 hectáreas y dispone de una plantilla de unos 1.200 trabajadores aproximadamente. Esta cifra, aumenta la complejidad de la logística e impartición de dicho proceso formativo.

Solución

Como entidad homologada, AECIM imparte todos los cursos reconocidos en el convenio, asesorando asimismo a las empresas para identificar el curso correspondiente a cada actividad, trámites y datos necesarios y estudiando en cada caso la posibilidad de organizar las formaciones In Company, teniendo siempre en cuenta la mayor rentabilidad posible. 

En el caso de John Deere Ibérica se apuesta por impartir la formación en PRL In Company; es decir, desplazando a los formadores a las instalaciones de la compañía en Getafe, donde se establecen diversos turnos para garantizar la adaptabilidad y no afectar en el ritmo de trabajo de la planta: de 6.00 AM a 14.00 PM horas y de 14.00 PM a 22.00 PM.

En total se desplazaron 19 formadores a lo largo de tres semanas, encargados de impartir los cursos a 500 personas, divididas en 39 grupos de trabajo.

Beneficio

Con este método la compañía ha logrado garantizar la formación de su amplia plantilla de trabajadores en sus instalaciones, evitando traslados o modificaciones en los turnos de trabajo. La impartición se ha realizado además en un breve periodo de tiempo, buscando en todo caso la implicación de los alumnos y procurando una formación dinámica y adaptada a la realidad de los trabajadores.

“Valoramos la profesionalidad del coordinador y los formadores, el conocimiento de éstos de la materia, la flexibilidad y capacidad de adaptación, y el dinamismo en las clases”, destacan desde la Compañía.

VER CASO PRÁCTICO