Top

Primeros auxilios en el entorno laboral: ¿cómo actuar ante una emergencia?

Cuando ocurre un accidente, sea en ámbito laboral o no, las personas que están cerca deben saber cómo actuar para ayudar al accidentado.

Por accidente de trabajo se entiende toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o a consecuencia del trabajo que ejecuta por cuenta ajena, no siendo accidente laboral el que sufre un trabajador autónomo en su trabajo.

Los primeros auxilios (actualmente denominados “soporte vital”) consisten en la atención inmediata que se le da a una persona enferma, lesionada o accidentada en el lugar de los acontecimientos, antes de ser trasladada a un centro asistencial u hospitalario. Normalmente consisten en los servicios prestados en el lugar del accidente sin prácticamente medios técnicos y por personal no médico.

La ley 31/95, de Prevención de Riesgos Laborales, contempla la obligación del empresario a analizar las situaciones de emergencia y a adoptar las medidas necesarias en materia de primeros auxilios. Asimismo, en su artículo 14, se indica que la formación en esta materia es uno de los derechos de los trabajadores, debiendo el empresario realizarla como una de las medidas de actuación frente a situaciones de emergencia. En caso de incumplimiento el empresario estaría incurriendo en una infracción leve, grave o muy grave, tal y como se especifica en el artículo 12.10 de la LISOS (Texto refundido de la Ley sobre infracciones y sanciones en el orden social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de agosto).

Por otro lado, el Real Decreto 486/1997 sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, dicta que el empresario debe disponer de los locales y medios necesarios para la prestación de primeros auxilios a los trabajadores accidentados. Se entenderá por «lugares de trabajo» las áreas del centro de trabajo, edificadas o no, en las que los trabajadores deban permanecer o a las que puedan acceder en razón de su trabajo, estando incluidos los servicios higiénicos y locales de descanso, los locales de primeros auxilios y los comedores.

De esta forma, es obligatorio que en los lugares de trabajo existan los medios necesarios para la prestación de los primeros auxilios en caso de accidente. Éstos han de ser adecuados en cantidad y características a los riesgos existentes y al número de trabajadores, así como adaptarse a las atribuciones del personal habilitado que vaya a usarlos. Deben estar en una zona de fácil acceso, situado en el lugar de trabajo o lo más cercano posible.

PROTOCOLO PAS (Proteger – Alertar – Socorrer)

Cuando se produce un accidente hay que mantener la calma y analizar de inmediato la situación, gestionándolo de manera rápida y eficaz. PAS son los pasos a seguir ante cualquier situación de emergencia: Proteger – Avisar – Socorrer. Es muy importante seguir este orden de acción.

  1. PROTEGER: tanto al accidentado como a las personas que lo socorren. No hay que agravar la situación. Debe valorarse el entorno en el que se ha producido el accidente para detectar posibles riesgos. Por ejemplo:
    – En accidentes de tráfico, colocaremos los triángulos de seguridad o nos pondremos un chaleco reflectante
    – Desconectar la electricidad, en caso de accidente por contacto eléctrico, si el accidentado mantiene el contacto
  2. AVISAR: una vez que la zona está segura, valoraremos si es necesaria la actuación de los equipos de emergencias como los bomberos, la policía y/o los equipos sanitarios. En caso de que los necesitemos, llamaremos al teléfono de emergencias 112 y daremos toda la información posible. Hay que facilitar toda la información que conozcamos acerca de las víctimas, tales como si tienen alguna discapacidad, son niños o ancianos, embarazadas, si tienen alguna enfermedad conocida o toman alguna medicación. Dar las características del accidente, si existe riesgo de explosión, escape de gases…
  3. SOCORRER: después de tener claro que el entorno es seguro y de haber avisado a los servicios de emergencias, si lo consideramos necesario, pasaremos a socorrer a la víctima. En los casos en que hay más de un accidentado, estableceremos una prioridad de actuaciones, atendiendo primero los que están más graves. No se debe mover a las víctimas innecesariamente ya que se pueden agravar las lesiones que tengan, se atenderán en el mismo sitio hasta la llegada de los servicios de emergencia. Sólo se podrá mover a las víctimas si es necesario por su protección o por ser necesario para comprobar la respiración o hacer la RCP. Para evitar la pérdida de calor corporal se deberá abrigar a las víctimas. Nunca se dará de comer, de beber o medicamentos.

En el marco del V Plan Director de Prevención de Riesgos Laborales de la Comunidad de Madrid se realizan varios talleres formativos, uno de ellos sobre primeros auxilios.