Top

Sûlion presenta su gama de esenciales Led

Sûlion, compañía asociada a AECIM, apuesta otra vez por el LED para ofrecer eficiencia, seguridad y confort.

«Desde Sûlion llevamos apostando por la iluminación LED hace años, innovando y desarrollando nuestros productos por medio de tecnologías vanguardistas. Las luminarias LED Koru, Deep, Becool, Bewater y Below son, sin duda alguna, indispensables para iluminar tanto espacios interiores como exteriores a un precio razonable», explican desde la empresa.

Los tubos LED Koru disponen de un difusor de cristal. Es una alternativa muy sencilla para sustituir sistemas antiguos con reactancia magnética de fluorescencia, porque permiten instalaciones sin necesidad de recablear, funcionando a la vez en instalaciones nuevas o recableadas con tensión directa.

Las pantallas LED Deep, gracias a su alto grado de protección frente a agentes exteriores como polvo y agua (IP 65), permiten su instalación en todo tipo de ambientes, como patios, jardines, garajes o terrazas.

En los ambientes interiores, los bajo muebles Becool, Bewater y Below se convierten en las luminarias más adecuadas para iluminar tanto cocinas y baños como despachos, oficinas y pasillos, o incluso el interior de un armario. El paso de cable lateral de cual disponen estas luminarias permite que su instalación resulte rápida y sencilla, y que, visualmente hablando, se pueda disimular el cableado.

Sûlion destaca además, las ventajas que supone el cambio hacia las luminarias LED:

  • Los tubos y las pantallas LED permiten hasta un 80% de ahorro energético respecto a las lámparas halógenas y fluorescentes, lo que supone un considerable ahorro económico. Además, los LED tienen una vida útil de más de 30.000 horas, de media entre 3 y 5 veces más que las bombillas y los tubos a bajo consumo.
  • La iluminación LED es también eco-friendly: las bombillas LED respetan el medio ambiente porque, al cumplir con las regulaciones ROHS, no contienen materiales tóxicos ni metales pesados ​​como plomo, mercurio o cadmio.
  • El 1 de septiembre de 2018, Europa se despidió de las lámparas halógenas, prohibiendo la comercialización de productos iluminativos que no cumplen con los nuevos requisitos de eficiencia energética establecidos.